FFIIN ESTÁ REALIZANDO LA PRIMERA INVESTIGACIÓN SOBRE LA UTILIZACIÓN DE LOS RESIDUOS DE LA CONSTRUCCIÓN Y LA DEMOLICIÓN EN LA PROVINCIA DE LEÓN.

¿QUÉ SON LOS RESIDUOS DE LA CONSTRUCCIÓN Y LA DEMOLICIÓN?

Según el Real Decreto 105/2008 del 1 de febrero, los residuos de la construcción y la demolición están formados por residuos de construcción y demolición (cualquier residuo que se genere en una obra de construcción o demolición), por residuos inertes (residuos no peligrosos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas, no es soluble, combustible ni biodegradable, no afecta negativamente a otras materias o perjudica la salud humana. También están formados por obras de construcción y demolición como pueden ser reformas de un inmueble, carreteras, aeropuertos, puertos, canales, presas, instalaciones de ocio o deportivas y cualquier actividad similar de ingeniería civil.

¿CÓMO SE CLASIFICAN ESTOS RESIDUOS?

Podemos clasificar los RDC en tres grandes grupos:

  • Residuos especiales: residuos que requieren un tratamiento y control específico dado su alto grado potencialmente contaminante. Los residuos que forman parte de esta clasificación están recogidos en la Directiva 91/689/CEE del 12 de diciembre de 1991. Un ejemplo de estos residuos serían las sales de temple cianuradas y no cianuradas, aceites y sustancias oleosas minerales como los lodos de corte, sustancias que contengan PCB y/o PCT (dieléctricas…), catalizadores usados o tierra, arcillas o arenas incluyendo lodos de dragado.
  • Residuos inertes: son los residuos no peligrosos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas, además son materiales no solubles ni combustibles ni biodegradables. Tampoco afectan negativamente a otras materias si entran en contacto con ellas. Un ejemplo de residuos inertes son los materiales pétreos como la pizarra, el mármol o la piedra, los metales, plásticos o maderas.
  • Residuos no especiales: esta categoría está formada por los residuos de demoliciones u obras que no se clasifican ni como residuos especiales ni como residuos inertes.

¿CUÁL ES LA PROBLEMÁTICA DE LOS RESIDUOS DE LA CONSTRUCCIÓN Y DEMOLICIÓN?

Los residuos de la construcción y demolición representan un grave problema en la sociedad actual, a pesar de los grandes esfuerzos realizados por su reutilización, es necesario seguir buscando nuevos usos que permitan un mayor porcentaje de reutilización. La tipología de los residuos varía según la zona geográfica, ya que las culturas de construcción, la normativa, los recursos naturales disponibles en la zona, condicionan su tipología.

Los residuos de construcción y demolición representan entre el 25% y el 30% de todos los residuos generados en la Unión Europea, más de 800 millones de toneladas por año, y aunque dentro de ellos se pueden incluir numerosos tipos de materiales: hormigón, ladrillos, yeso, madera, vidrio, metales, plástico, solventes e incluso tierra excavada, muchos de los cuales se pueden reciclar por separado, puede decirse que en general, los residuos de la construcción son de los más pesados y voluminosos. Es por tanto el sector de la construcción uno de los principales productores de residuos, superado tan solo por los residuos urbanos.

Desde FFIIN estamos llevando a cabo la primera investigación sobre la utilización de los residuos de la construcción y la demolición en la provincia de León. Esperamos que dentro de poco podamos adelantar nuevos descubrimientos que potencien el conocimiento sobre esta cuestión tan importante en nuestra sociedad. 

Ir arriba