Entrevista Alejandro López - director técnico en ANDECE

Entrevista a Alejandro López – director técnico en ANDECE

Muy buenas tardes a todos y bienvenidos a esta entrevista a nuestro ponente Alejandro López. Él es director técnico en ANDECE (Asociación Nacional de la Industria del Prefabricado de Hormigón).

Lo primero, agradecer a Alejandro su colaboración con este proyecto de Fomento y Formación en Innovación e Ingeniería y apostar por las nuevas iniciativas. 

FFIIN: ¿quién es Alejandro López?

Alejandro López: soy ingeniero industrial por la Universidad de León. En primer lugar hice el primer ciclo en «estructuras e instalaciones industriales» y el segundo ciclo ya la ingeniería superior sobre «la intensificación eléctrica». Desde el año 2002 he trabajado en varias empresas y todas relacionadas con el sector de la construcción que siempre ha sido donde he estado profesionalmente.

FFIIN: ¿qué es ANDECE?

Alejandro López: mi experiencia en la que estoy ahora, en la que llevo trabajando desde 2008, es una asociación empresarial que se llama ANDECE y que agrupa a la mayoría de las empresas que fabrican productos prefabricados de hormigón. Son empresas que están localizadas por toda España y como cualquier asociación empresarial el objetivo es darle esa visibilidad que por sí sola no tendrían. La mayoría del tejido empresarial español está formado por PYMES y el hecho de estar dentro de una asociación les permite tener mayor fuerza y mayor capacidad de maniobra. Por ejemplo, en tema de normativas o a la hora de proponer algo para que le sea más beneficioso. A través de la asociación es más fácil hacerlo. Yo en particular fui pasando por diferentes responsabilidades y desde el 2013 soy director técnico de la asociación. Esto también te permite estar en muchos frentes que están presentes en casi cualquier actividad, de los cuales voy a hablar en el congreso, como puede ser el tema de la digitalización y el tema de la sostenibilidad. Todo eso para que luego las empresas se puedan adaptar mejor a esas exigencias que cada vez están más presentes. 

FFIIN: el porcentaje de construcción industrializada está aumentando, ¿qué crees tú que debería ocurrir para que dé un salto en su aumento?

Alejandro López: yo creo que se están dando ahora, afortunadamente, una serie de circunstancias que son favorables para una mayor industrialización de la construcción. En primer lugar, dejar claro que es esto de la industrialización por si alguien no lo tiene del todo claro. La industrialización es, en lugar que todos los procesos de, en el caso de un edificio, se lleven a cabo directamente en la obra, haya una parte que sea mayor o menor  de los sistemas constructivos como pueden ser una fachada o una instalación, que se hagan en una fábrica anteriormente y que lleguen a la obra, minimizando así los procesos a llevar a cabo. El hecho de llevarlo a cabo en una fábrica tiene ya una consecuencia inmediata que es un aumento de la calidad ya que está todo mucho más controlado y todo es mucho más preciso. 

En segundo lugar, después de haber explicado el concepto de industrialización, en respuesta a tu pregunta, una de las consecuencias, en este caso positivas que puede estar teniendo la situación anómala en la que estamos ahora, es que está siendo que, en las obras como fuera de ellas, haya que asegurar las distancias de seguridad. El hecho de hacerlo en una fábrica está todo mucho más pautado, más organizado, hace que se cumplan. Las obras, por lo general, siempre son caóticas y desorganizadas porque siempre son prototipos, se hacen una vez con una serie de medios y una serie de agentes que intervienen, los obreros etc. Que va a concurrir en un mismo espacio una sola vez, en cambio en una planta industrial está todo mucho más protocolizado. Las distancias de seguridad que se exigen ahora en una obra son muy difíciles de alcanzar. De hecho, leí hace un par de días una encuesta que exponía que alrededor del 50% de las obras no cumplían con los protocolos sanitarios. Una de las consecuencias que está teniendo eso es que sobre todo, las administraciones que facilitan o dificultan, según el caso, la penetración de cualquier tendencia que pueda haber. En este caso de la industrialización está siendo un elemento que está haciendo abrir los ojos, es decir, no habíamos caído en ello, que trasladar el mayor número de procesos a una fábrica hace que todo se haga de forma más ordenada, segura y salubre. 

Otros aspectos que también están acelerando este proceso de implantación están siendo las empresas promotoras. Las promotoras ahora mismo, a raíz de la crisis económica que tuvimos en España que principalmente se cebó con el sector de la construcción, hizo que desaparecieran muchas de las promotoras que había entonces y han ido surgiendo otras que son sobre todo de fondos de inversión extranjeros. Al final lo que quieren es rentabilidad y que el dinero circule y se mueva rápido, entonces lo que priorizan es la velocidad de ejecución. No admiten que tú compres un piso y te lo entreguen dentro de 3 años quieren que todo sea mucho más rápido y controlado. Por eso, las promotoras son el principal agente que está motivando este cambio de una mayor industrialización. Estoy absolutamente convencido que en poco tiempo vamos a ver un cambio

FFIIN: ¿está reñido el mundo del prefabricado con los elementos reciclados?

Alejandro López: no, ni mucho menos. Te voy a hablar en concreto de un proyecto europeo en el que participa nuestra confederación europea que ha durado 5 años y acaba ahora en marzo. Tiene como objetivo emplear residuos de construcción y demolición de diversas fuentes, procesarlos, triturarlos y convertirlos en áridos reciclados que luego se puedan incorporar para la fabricación de paneles de fachada en un porcentaje de hasta el 75%. Estamos solventando un gran problema que es la generación de residuos. El hecho de hacer en la fábrica los elementos, que puede que haya algún rechazo o pieza defectuosa, hace que tengas la pieza al alcance, eliminando todos los costes de transporte, que son muy importantes y no se tienen en cuenta. Esto hace que, tanto los costes económicos como medioambientales del transporte al mover residuos de un punto a otro pues en este caso no los tienes. De hecho, es una de las principales soluciones a un problema que es la alta generación de residuos.

FFIIN: a la hora de hacer elementos industrializables, como por ejemplo unas escaleras, el peso de estos elementos es algo a tener en cuenta. ¿Qué opinas de ello?

Alejandro López: el problema principal que va a tener siempre utilizar sistemas industrializados en general, como el ejemplo de la escalera que me has puesto, va a ser el peso porque hay que trasladarlo. Hay que llevarlo de una fábrica a una obra o al lugar final. Hay una logística, una dificultad. Esto en general hasta cierto tonelaje y hasta ciertas dimensiones, véase un elemento prefabricado de hormigón, acero o de lo que sea, el problema añadido que tiene es que es pesado. Eso lo dificulta un poco más pero, el 95% de las piezas que se manejan, con el transporte ordinario que tenemos no es un problema. En España además tenemos una red de infraestructuras viales bastante extensa por lo que no hay problema. Se trasladan piezas sin mayor dificultad más allá del coste que tiene el transporte. En cuanto a la dificultad que tiene la logística, al final, no hay ninguna solución mágica ni universal que sirva para todo, en función de cada caso valdrá o no valdrá. Pongo un ejemplo sobre las escaleras: hace unos meses se ha reformado el Estadio del Osasuna en Pamplona y todas las escaleras se han reformado y se han sustituido por escaleras prefabricadas de hormigón. Para que te hagas una idea ahí la dificultad que tiene es que estás trabajando en un espacio más o menos cerrado. Tienes que meter ahí un equipo para manejar elementos que te pueden pesar en torno a 10 toneladas y que tienes la dificultad de maniobrabilidad. Lo que se tiene que hacer siempre es un análisis de costes, de incertidumbres que puede haber luego porque, muchas veces las obras, alguien no tiene en cuenta determinado aspecto y llegas con la pieza a la obra y no la puedes colocar haciendo que se venga abajo todo el planteamiento previo. Bueno, pues te pongo este ejemplo para de alguna manera mostrarte que es posible. En una obra nueva que no tienes ese contorno que te pueda impedir o dificultar el mover las piezas en la obra, normalmente, no lo hay. Esto era ya un lugar cerrado y lo han podido hacer. ¿Por qué ha sido posible? Pues porque harían un análisis de costes y gastos y verían que sistematizar, pongamos 30 o 40 escaleras pues resultaba más económico que hacerlas in situ. Además con una ventaja de tener mayor rapidez.

FFIIN: ¿en qué zona estás viendo que el prefabricado es más competitivo?

Alejandro López: el prefabricado al final va muy ligado al mayor grado de industrialización que tenga un país. Te hablo de manera global, ¿dónde está mas implantado? Pues por ejemplo, ahora que hace poco hemos tenido una nevada importante pues en los países nórdicos. En los países nórdicos que en los meses fríos está nevando pues no puedes hormigonar, pues tienes que traer todo de fábrica. Allí ya no solo en los meses fríos sino que se ha impuesto. Los porcentajes de industrialización pues pueden estar cerca del 40-50%. En Estados Unidos, Singapur, Malasia, países que están más lejos, pues allí el Estado que tiene mayor capacidad de intervención pues impone que un porcentaje mínimo de los edificios o infraestructuras se industrialice porque tiene absolutamente claro que es sinónimo de hacer las cosas más rápidas, más seguras y con una calidad mínima garantizada. Luego, en España no hay diferencias apreciables. Aquí el sector privado tiene bastante peso, el sector público y la inversión en obra pública ha caído a mínimos históricos, con lo cual el sector privado será el que decida cómo hacerlo. Por ejemplo, aquí en Madrid, ha habido un cambio brutal en 5 años. Antes las fachadas de los edificios se hacían ladrillo a ladrillo, con lo cual es un proceso que dura meses y cada vez más se hacen mediante paneles prefabricados que va muchísimo más rápido. Igual en otras zonas todavía no ha llegado esta ola pero yo creo que cuando llegue se quedará porque es un fenómeno irreversible y lo mismo pasará con las estructuras, llegando cada vez con un mayor componente de industrialización. 

FFIIN: cuando se hacen elementos prefabricados ya se realizan cumpliendo una normativa. ¿Se está pensando en modificar algo de esos elementos para que se puedan adaptar a alguna normativa nueva?

Alejandro López: yo soy el delegado español en el Comité Europeo de Normalización de Productos Prefabricados de Hormigón desde el año 2009. La normativa siempre va a regazo de la evolución tecnológica, no va al revés, no van las normas por delante de la situación tecnológica o de conocimiento. Las normas siempre se van constantemente actualizando o esa siempre es la intención, que vayan cogiendo siempre lo mejor posible. Por lo tanto, son las normas las que tienen que ir adaptándose a cómo evoluciona pues, no sé, en los últimos años, una de las mayores transformaciones que ha habido es el uso de los softwares. Gracias a ello cada vez se hacen elementos más optimizados y afinados ya no solo en el diseño de la pieza sino en su fabricación. Esto también está focalizado a la utilización de esa economía circular, que cualquier producto o bien de consumo asegure cierta circularidad. Que al final la vida útil de cualquier producto pues que tú asegures que tenga una segunda vida, ya sea reutilizándolo o bien vas a poder alargar la vida útil o reciclarla y ese árido que obtengas se introduzca en otro nuevo elemento y que al final el balance sea nulo. Al final la economía circular va a ser un elemento que va a transformar la manera de pensar y de actuar de muchas empresas y sectores.    

Hasta aquí la entrevista con Alejandro López. Esperamos que os haya resultado interesante y que lo hayáis disfrutado tanto como nosotros. No dudes en dejarnos algún comentario y nosotros te lo responderemos. 

Ir arriba